Museo Devocional de la Virgen de Luján

ciudad-turistica-museo-devocional-virgenA pocos metros de la calle San Martín, sobre Padre Salvaire, se halla la entrada del Museo Devocional de la Virgen de Luján, en el primer piso del Descanso de los Peregrinos, inaugurado el 11 de agosto de 1979, en el cual se exhiben las más diversas expresiones de la fe popular. Al subir lo primero que se encuentra es la Santa Imagen Bordada en punto cadena y relleno, con todos sus detalles, en una carpeta o mantelito individual que dice “Bienvenido seáis a esta casa”. En cinco mil ofrendas seleccionadas, catalogadas y ordenadas, se encuentran desde el más humilde corazón de telgopor hasta una obra de arte.

No es un Museo Histórico; sólo algunas de sus piezas tienen indudable valor histórico, como el misal de 1755 con platería de cantoneras y motivos centrales que representan a San Francisco de Asís y a Santa Clara de Asís, con punzón de Roma. Sin embargo, los que no tienen valor histórico no tienen ningún valor establecido, porque nadie sería capaz de cotizar, en justa dimensión, el agradecimiento y la devoción de una madre que ofrenda a la Virgen el prendedor de su único hijo de tres meses, que se lo tragó abierto y los médicos le aseguraron que se salvó de la intervención quirúrgica sólo por un milagro. ¿Quién puede ser capaz de cotizar ese prendedor, cuyo valor es incalculable?

Por ello, para visitar el Museo Devocional de Nuestra Señora, hay que quedarse cierto tiempo en las salas, porque cada uno de los objetos seleccionados, por ínfimo que parezca, tiene un valor inestimable. Las ofrendas de los fieles representan una acción de gracias por algún favor alcanzado o, en una mínima expresión, ante el pedido realizado a María.

Todas las promesas nos hablan de la devoción popular, del amor a la Virgen. Dicho amor no sólo se halla circunscripto a los límites de nuestra Patria, sino también refleja el de muchos devotos de otros países hermanos. El ex voto, palabra que significa en latín “por promesa”, es una ofrenda que el creyente entrega a la divinidad que le ha concedido la gracia pedida.

Afirman que no es un fetiche, ya que su presencia no sirve ni está pensada para modificar a la divinidad, pues no emergen de él efectos sobrenaturales de ningún tipo. No se propone ejercer influencia alguna, simplemente es la concreción material del agradecimiento. Luego de obtenido el favor, la fe lleva a agradecer de manera que se dé testimonio de lo ocurrido.

Y cada objeto tiene su historia; una historia hecha de amor a la Virgen, de devoción, de profundo valor espiritual, de calor humano volcado en el trabajo que acaso se realice por primera única vez para ofrendarlo a María. Todos y cada uno tienen una carga emotiva tan grande que los convierte en auténticos símbolos de fe, que dan fiel testimonio de los milagros y gracia concedidas por Nuestra Señora a través de los tiempos.

fuente:tuportaldelujan.com.ar

Leave a comment

Filed under lujan, Lujan Hoy, luján turismo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s